13 de octubre de 2008

En el oído

No hay conexión, los rechazos siguen vigentes. Sin embargo todos estamos conectados y esto igualmente puede ser y salir.
Hay cosas que significan tanto... Por qué pensar que son solo pequeños detalles?
No tengo un mínimo de infusión para seguir y culminar la tarea… aguantar el mes y medio restante ya está costando… el odio hacia el futuro saluda… nuevamente, (de) esa viejamente.
Qué aburrimiento más grande se destapa.
La cabeza repite una y otra vez la respuesta… al cuerpo no le da la gana.
Y se supone que aquí no existe privacidad. ¿Qué pensaron que soy?
Lo sé, lo sé, no necesitan traumar de esa manera.
Todo es una presión desagradable. Quisiera poder al tiempo tratar con calma… y sin embargo lo sigo dejando pasar.
Aunque el presente se siga esperando… supongo que no se es tan especial como para dar un poco de tiempo y presentar.
A ellos no les veo interración, tampoco proyección ¿Qué hago? Esto debería ser el máximo total… me cansa rogar y esperar… ¿Cuánto tiempo más? ¿Por qué cuesta tanto tener esas cosas? y ¿Por qué esas cosas nos detienen?
Y el cuerpo molesta, quiere tener, quiere.
Ahora todas las caras me parecen salidas del margen.
No entiendo, para que tanta lectura, para que tanta autorreflexión, para que tanta práctica si lo idiota está enraizado y por lo visto no se me irá.
Antes estas cosas no iban aquí… Ahora me da la gana de que vayan.
Y además apuesto a que la vacación no será lo que espero, así que prefiero no esperar… así que prefiero seguir envejeciendo y coleccionando equipo que tal vez nunca use.


Nuevamente, lo que pensaba, imaginaba, simplemente fantasea y decía “hacer esto sería genial… y mezclado con esto y esto…”. Piraí lo demostró… la Guitarra tiene todas esas cosas, es tan genial… y es que en ningún momento piensas en técnica, simplemente se disfruta de la guitarra… no es como con esos otros guitarristas, qué sí te hacen fijar “técnica” y ni siquiera estás pendiente a las sensaciones de la canción… es más un circo.
No sé, tal vez soy un iluso… bueno, si lo soy… pero con el Piraí me perdí, no sé por qué lo disfruté tanto, no podría decirlo, simplemente lo hice y mil disculpas pero ni tu al lado me pudo desvanecer… simplemente me perdí.

La música es lo más elevado… es tan increíble cuando simplemente fluye, sin necesidad de tener que andar diciendo “haz esto” o “haz esto aquí”, “haz lo otro”, etc, etc… en esa jam simplemente fluyó y esas vibraciones salen.

Me harté y estoy sonriendo, porque definitivamente las armonías que me produces me despejan y llenan.
Publicar un comentario