17 de marzo de 2009

Street Fighter IV

Algunas impresiones, primarias.


No puedo evitar este tema, relaciones se pueden dar con, por ejemplo, un disco o un libro o un viaje, si se quiere, por qué?, porque alguna de estas cosas marcan, y en mi caso, los videojuegos también.

Recuerdo inmediatamente estar caminando por estas calles baldías y de pronto escuchar “hadouken!”… entonces sabía que estaba cerca de un vicio (o arcadia, si se prefiere)

Como se dice “chochear” así me sentía al ver las imágenes de Ryu, solo me despertaba el dibujar, jugar, los poderes, los demás personajes y con otros juegos, si bien me divertían, no me despertaban lo que Street Fighter conseguía. Quería tener posters (sigo queriendo), figus, revistas, lo que sea con tal de ver a los personajes.


Así el Street Fighter IV viene a ser un capítulo al que tuve que abrir esos ojos (aquellos) y la inquietante espera subía.

El opening, gráficamente increíble… aunque nunca podré pasar la sensación extrema de aquel Super Street Fighter II con Ryu preparando y sacando el hadouken… Simplemente, para mi, el mejor opening de la historia… este de SFIV está bien, pero, personalmente (recalco), la canción no me gustó mucho, aunque, bueno, luego de un rato para esa voz fea y ya suena algo familiar, se agradece. (Lo escuché en inglés, supongo que en japonés debe ser bastante mejor)

Mi primera impresión al tener a Ryu al frente, fue pesada, siento que en este juego, lo cual es bueno, se puede ser tanto atacador, como táctico, porque no se siente la locura y rapidez de los turbos o de los Zero, pero si, me parece que está algo menos que la del III, pero que a su vez es más fluida, ya que, el III, creo, es mucho más técnico que cualquier otro. Es mi impresión.


Gráficamente raro al principio, pero luego los ojos se acostumbran. Sacar poderes es muy bueno.

Eso si, me parece que falta más dramatismo, tipo SFZero. Las animaciones de entrada y final son buenas, pero me pareció que pasa muy rápido, el juego en si, de pronto estás en el primer stage y ya llegaste a la final, sin bonus stages, y tampoco sin ese plus de que alguien te rete (la máquina según la historia) y que existan diálogos entre personajes que tienen algo afín.
Obviamente el jefe final no me gustó nada, de nada. Cliché y de paso un personaje desastroso en cuanto a diseño, feo. No sé por qué Capcom desarrolla esta clase de personaje, pensé que luego del III no cometerían el mismo error, pero me equivoqué.

La música esta bien, no molesta y tampoco sobresale (de momento).
Se extraña que cada personaje tenga su escena y canción… aunque no sé si eso pasa después. Lastimosamente jugué la versión 360 y pues esa moda estúpida de la nueva generación, de que todo tienes que sacar, el zapatito nuevo, la camisita nueva, y obviamente, la canción nueva, la escena nueva y así hasta que ya no se les ocurra que más sacar… ni modo.
Todo lo demás es bueno. Quisiera jugarlo más, espero darme modos de hacerlo… pero esto es lo que pienso ahora luego de haberlo jugado por primera vez.


Publicar un comentario