12 de mayo de 2009

2 años pasan

El segundo resfrío no dejó acceder. Ahora, luego de un día bastante caluroso, recordar, asimilar, proseguir, intuir, decidir, son cosas que estuvieron siempre, es solo tomar un poco de tinta, porque se cree y el futuro avanza con el tiempo, los años suman, y a veces son delicadas las situaciones y muchas veces merecen detalle para el mismo presente también.

En la noche llegó un mensaje, aquel nuevamente, como todo este último tiempo (un año debe ser), quejándose y jactándose de todo ese alrededor que le da vueltas y, claro, es él el medio… No se puede hacer nada… en realidad si, pero supongo que es tiempo de que sea lo que tenga que ser… no se debe retener a las personas, además que no se puede dar vueltas en lo mismo… no sé, personalmente lo veo así, bastante divagación, mucha necesidad de atención… eso como liderazgo, esa necesidad de… además de una personalidad muy política, llena de leyes, de seriedad cruda (no óptima), de esa “maduración” arbitraria en realidad… muy adulto supongo… Lo que pienso hacer, eso sí, es apoyar, fin del tema.

En la mañana finalmente uno de esos sueños semi-materiales se materializó… El DS-1 y el DS-2 siempre los cargaré conmigo de ahora en adelante…
Afuera luce como una Jaguar más dentro tiene detalles de una Jazzmaster, me parece una combinación exquisita, pero claro que se extraña el puente… La caja está ahí y pienso que el sonido también.
Aunque claro, la Jaguar está basada en la Jazzmaster… pero juntas. Genial!

Así a la tarde había que seguir, hay que seguir, pero con la idea aquella de la salida y, por tanto, búsqueda nueva… triste, obviamente, pero es lo que pasa.

Al preparar la transcripción e intentar los primeros bosquejos de cuerdas, fue al salir más o menos que sentí esa piquete del insecto llamado gripe.
Sabiendo que se iba a empeorar quería aprovechar la noche, además que también quería de tiempo encontrarme con aquellas personas y sentir esa sensación antigua, de las veces donde se paraba y se vivía así…
Parafonista, no me canso, es tan genial esa banda, Dios! Escucharlos hace bien y saber que dos de esos monstruos ahí están con planes grandes, es de agradecer y alucinar, apoyar y esperar su producto, que enriquece a todos, no solo a nosotros que parecería que somos los únicos afectados… el bien se hará sentir, tal vez un poco después pero no pasará desapercibido nunca.

El día del trabajador comenzó el malestar que se fue agravando conforme el paso de las horas… y de ahí ya no existo hasta el Lunes con un intento de, justamente, trabajar… pero que revoloteó las cosas, el reposo se tuvo que extender hasta el miércoles, no se podía hacer nada, tenía toda la intensión de aprovechar el tiempo, no se podía hacer nada… fue bastante duro.

A la noche se pudo ir donde el gran amigo Mike y ensamblar los cables.
A la mañana dos cellos y dos violines comenzaron a pasar por 16 compases… se comienza, se avanza, se crea y se cree.
A la tarde finalmente la imprenta puso los gráficos sobre el papel grueso.
Esperé bastante, tanto por el material como por los involucrados… uno a uno siguen sus acciones. Aprendí la otra vez ya, a no depender, así que se hizo con todo el esfuerzo y así quedó. Se tarda, ese es el problema, es bastante trabajo para uno solo, pero no queda de otra, se puede hacer, aunque se tarde, se puede. Ahora el paso es distribuir.

Ya mejor, se arma para el viaje y se queda sobre las líneas para que estas no choquen… Todo el día quedó una neuralgia así que no se podía ir al lugar de los símbolos que se pueden cuestionar un montón, pero, deseaba escuchar las cuerdas y, obviamente, verla… aunque hayan problemas y demás, son nada, la música es todo… y eso ¡como vibra en el aire!. La salud no dejó…

Armándose bastante bien, ya existe un set, luego de unos mensajes bastante graciosos y cargados de sátira, que obviamente fueron tomados por el camino que no deberían, la noche pasó con ansiedad de que fuera el día siguiente.

Para qué decir… Rayos X. De los momentos que perduran y que hacen que el pasado y futuro sean totalmente compatibles y enfrentables.

Así, el tsunami llegó hasta aquí… lo vi venir.



... y si no...
Publicar un comentario