10 de agosto de 2009

Full Throttle Cap.2

Luego de abrir el basurero golpeando la tapa del mismo, nos dirigimos delante del boliche… Ahí vemos la moto y Ben se alegra de que el sucio Ripburger no haya metido las manos en ella.


Pronto se da cuenta que algún gracioso tomó sus llaves, así que hay que buscarlas… Claro que estamos en el boliche “Kick Stand”, qué como su nombre lo indica, hay que patear a Stand (el dueño)… entonces lo primero que hacemos es ir a la puerta y golpear, como nadie contesta la derrumbamos de una patada.

Ahí está Stand quien se hace al loco con todas nuestras preguntas… Como somos pandilleros no podemos soportar ese tipo de conducta, así que hay que ir a las malas acciones y amenazar a Stand hasta que nos diga todo.

Así, Stand confiesa todo lo que sabe... que el desgraciado de Ripburger se llevó a la pandilla de los Polecats, esto quiere decir que van directo a una trampa, que en realidad los van a acorralar, y quien sabe cuál sea su final…
Obviamente Ben tiene que ir a detener esto, es entonces cuando agarra su moto y se marcha al rescate.
Mientras en la carretera tiene una pelea, luego de un rato la rueda delantera se desprende, es obvio que le tendieron esa trampa… Y Ben sufre un terrible accidente.

Luego siente una especie de Flash fotográfico y todo es una confusión, no puede reaccionar aunque trata…

Cuando finalmente Ben puede reaccionar, observa a alguien o a algo frente suyo.

Se trata de Maureen quien además de reparar motocicletas también repara humanos, como dice.
Maureen curo las heridas a Ben, pero ella no lo trajo hasta su taller, fue una niña llamada Miranda quien lo llevó ahí.
Mo (de Maureen, ya que así le llaman y dice a Ben que le llame así por si no se acuerda y Maureen le parece largo), explica a Ben que tuvo un terrible accidente y se jacta de que además de ser una experta reparando motos pudo curarlo siendo que estaba tan terriblemente herido.
También, entre otras cosas, le explica que ella era hija de un funcionario en Corley Motors, pero su padre murió y se quedó sola con su abuelo… Reparaba Motocicletas ya de grande, pero debido a los problemas de la empresa Corley, ahora ella se dedica a reparar tostadoras… de hecho, hace tanto tiempo que no tenía en frente suyo una motocicleta, que reparar la de Ben le produce un placer inmenso y es por eso que no le cobrará nada… pero lastimosamente hay 3 cosas que necesita: Primero, alguien robó su antorcha (estoy bien?), segundo, necesita algunos pernos y cosas por el estilo y finalmente ella no tiene gasolina.

Así Ben debe ir a conseguir esas 3 cosas, luego de agarrar un tuvo y el recipiente para la gasolina.
Al salir se topa con Miranda, quien le rescató, aunque en realidad su intención no era, porque lo que quería era sacar fotos y Ben le dice que quién quisiera ver fotos de el moribundo?, pero Miranda le contesta que no se trata de él moribundo, si no de la sangre, del propio accidente en si.
Luego de que con todo su pesar Ben le pida un aventón en su auto, Miranda le dice que el carro esta mal y que no puede ayudarle, en fin, Ben decide ir por las cosas y, Miranda cuando ve que se aleja se va en su auto, así que dicho auto no estaba…

Siguiente entrada Capítulo 3.
Publicar un comentario