27 de septiembre de 2010

FestiJazz 2010

El primer festijazz que fui fue el 2001 y desde el 2003 se convirtió en una tradición…
Hasta la fecha, siempre fui a cada uno de los días… Bueno, a veces de las 7 o más noches me falté una o dos como máximo… casi nunca pasó eso, si alguna vez me falté a una noche fue por falta de entrada, no porque realmente no quisiera ir.

Pero ahora la cosa fue diferente… (Aplíquese los puntos suspensivos de la forma más melancólica posible)
¿Por qué? Creo que se debe a mis búsquedas sonoras… y esta ausencia va ligada a lo predecible del festival, debido a que solo 3 grupos que llegaron para este certamen son nuevos, todos los demás ya estuvieron acá en varias ocasiones…
Claro que uno pensaría “una segunda oportunidad para escucharlo” o una tercera o cuarta (nadie de los mencionados está llegando por segunda vez, todos son por tercera o cuarta o quinta), obviamente al Diego Figueiredo no me lo voy a perder, aunque ya se me su repertorio (y ya lo fui a ver en Abril), no me deja de sorprender y siempre es un goce estar ahí, escucharlo, verlo.
Pero como mencionaba, esta sensación sonora que tengo no me late, no me lleva a ver o escuchar nuevamente a Eric Byrd Trio, por ejemplo… No sé, no estoy con ganas de escuchar música “tranquila”, música en down tempo, por eso tampoco tuve ganas de verlo al Yuri Honing, que si bien se que ambos son unos monstruos, tengo una sensación de pesadez, de que si voy iré a sentarme y poner a prueba mi teoría musical, más que ir a divertirme y mover mi cuerpo con el desenfreno que produce escuchar toda la libertad musical… Siento como que ambos grupos manejan estructuras sensoriales que no es algo que me llegará y quiero ir a conciertos donde lo sensorial sea todo, y no ir a conciertos donde diga “oh si! Qué capo, cómo cambian de compás, todo sincopado y la escala alterada que usó en el compás 25, muy bueno”… No, yo quiero ir y no pensar en teoría musical, sentir, simplemente sentir, quiero que un tema me transmita mucha emoción y que me haga o alegrar o ponerme triste, eso quiero… y por alguna extraña razón siento que en ellos no lo voy a encontrar… Insisto, no sé por qué, pero siento eso, tal vez estoy pecando al pensar así, al no ir y demás, si tal vez si, pero esta sensación que tengo es más fuerte y puede acabar con mi cabeza y los pensamientos que produce.

Tampoco fui a ver a Takamasa, y me dicen que eso si me lo perdí… Ni modo.

Supongo que si repetiré a Peter Schärli y ojalá toque cosas con más “power” (como dirían por acá) y a los Alemanes obviamente iré (ya que es algo nuevo).

Entonces; ¿a cuáles fui?

Miércoles 08 de Septiembre: El llamado “Menescal de los Andes”… Nuevamente Jorge Villanueva tratando de tocar Bossa… Bien por todas las vocalistas que cantaron muy bien… aunque fue un chiste la canción que le compusieron a Menescal y todas ellas bailaban a su alrededor…
En la segunda parte, el plato fuerte, Diego Figueiredo tocó primero e inmediatamente entró Gabriel Grossi y tocaron juntos… Que alucinante toca el Gabriel!, tiene un sabor único, tan especial, exquisito…
Y para completar entró Roberto Menescal junto a su trío… Qué buen violero que resultó el Menescal!, práctico, sencillo, efectivo.
Concierto muy emocionante, no pararon de tocar, su encore igual fue largo, la gente estaba loca, había hasta un borracho por ahí… Muy bueno en realidad.
El único detalle tal vez, si es que hay que mencionar “detalles”, fue que el Diego asotaba, tocaba muy fuerte y le metía todo el rato, no cabe duda que es un capo absoluto, pero tal vez por eso no toca en grupo, opaca a los demás, y no me refiero al talento.

El taller de Free Tango, ni pa’ que decir!, totalmente enriquecedor… En la noche no llegamos al concierto… eso lo sabemos tu y yo.

Sin Parafonista el viernes 10 no había ni la más mínima intensión de ir.

Así el sábado 11 nos íbamos a desquitar escuchando a Sumrrá que tanto expectativa nos creó… Pusieron propagandas por la ciudad y con ese título de se una de los mejores grupos de Jazz de España, pues; óstias que tenemos que estar ahí, joder!
La primera parte "La Farándula"… para mi, una patada en los huevos. (punto)
Entonces entró Sumrrá y ya desde el primer momento esa batería llamó mi atención… Esos platos tenían un sonido impresionante! Y el batero tenía un toque tan pero tan genial… Básicamente él era de esos bateros que me impresionan, porque escucha el tema, sabe a donde va el tema, siente el tema. Tocaba las melodías sutilmente en la batería misma.
Simplemente alucinante el baterista… y al último ya cuando la batería se estaba desarmando, qué le quedaba? Pues nada, simplemente desarmarla totalmente. Los platos se llevaron la parte dura, especialmente ese que sonaba tan increíble… Buenísimo.

Domingo y Lunes, por tanto, pasaron esas sensaciones que mencionaba al comienzo, ni Takamasa Segi… aunque todos comentaron que el pianista (Dai Sakakibara) era un monstruo total... Ejemplificando; resulta que estaba tocando velozmente y demás escala o escalas, que dado un momento llegó a lo más agudo del piano y como no le alcanzó, siguió tocando fuera, de forma que parecía que las teclas continuaban… Si bien sabía que era un monstruo, simplemente me decía “esta bien, será un rato que su técnica llamará atención y llenará alguna sensación musical… pero, lo musical?” esto último porqué ya se cómo iban a sonar los temas y cómo iban a ser los solos… en verdad, no es por miserable, pero no sé, ando con esa necesidad de escuchar cosas que no haya escuchado o que en su defecto sea algo más aguerrido, algo como Lucien Dubuis.

Misma cosa para Eric Byrd Trio. Pero si, me parece bien que llegara con su trío y no solo o con alguno de sus tantos proyectos. Su trío es muy bueno.

Marte 14, crucé los dedos para que Peter Scharlie toque un repertorio más moderno… así como en esta misma entrada lo escribiera, mira vos.
Básicamente fue Kimsa Bop junto a Peter Scharlie… Si bien podría haber sido impresionante, la falta de ensayo y preparación me pegó una cachetada y me desilusionó... Me fui.

El miércoles 15 cierre del FestiJazz, los 2 alemanes en primera parte y el renacimiento de la Big Band para la segunda. Por una pequeña tocada antes, no pude llegar temprano, así que me perdí a los alemanes, pero desde el auto-cabina de canal 7 pude ver y oír un poquito, al parece era medio FreeJazz lo que hacían…
Pero tenía que ver a los amigos y quería estar en el cierre por lo menos… Con una espectacular colada -ya que no nos dejaban entrar alegando que estaba todo lleno-, entré y vi y escuché a una BigBand que demostró calidad.
El último tema que cantó sola la Mimi, fue impresionante, se lució! Y la actuación de Pablo Valdivia fue buena, canta muy bien, aunque fue muy a lo Broadway, fue divertido, y como digo, la banda estaba muy bien, balanceada y estable, bien. La versión de “Can’t buy me love” muy buena.

Así me pasó en este FestiJazz versión 2010 cuyo lema fue "20 años de historia, 10 años al mundo"... Para mi fue el FestiJazz del refrito... O soy solo yo?
Publicar un comentario